Monthly Archives: Juny 2011

Noticias

Absuelto el pepino español, y mientras el movimiento de los indignados se diluye poco a poco, sin saber a qué indignación atenerse, las noticias siguen su vorágine diaria en las portadas, en los telediarios y en el hilo de los millones de usuarios del twitter de los móviles de todo el mundo: el genocida Mladic, al fin capturado, deberá rendir cuentas de los crímenes perpetrados en la Guerra de los Balcanes ante el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia; la fulgurante designación de Rubalcaba para relevar a Zapatero, que ha echado por tierra las próximas ilusiones políticas de la actual ministra Chacón, al menos a corto plazo; el PSC, que ha iniciado una larga e incierta travesía de un desierto catalán al que ya le quedan pocos oasis; la ministra de Economía, Elena Salgado, que cuenta que España estará obligada a votar al candidato mexicano a la presidencia del FMI porque su cuota de voto es del 1,919% y se ve que comparte asiento en el Consejo de Administración con México,  la República Bolivariana de Venezuela y otros cinco países centroamericanos; el volcán Grimsvötn, que estuvo a punto de jorobarles el viaje a Londres a miles de seguidores culés y que ahora tendrá su propia fragancia masculina de la mano de la diseñadora islandesa, Sigrun Lilja Gudjonsdottir. Demasiados caracteres para triunfar, salvo que se le ocurra una fragancia olor ceniza irresistible. De todas, me ha emocionado  especialmente la noticia de la profesora mexicana de Nuevo León, Martha Rivera, haciendo cantar a los niños tumbados en el suelo mientras que los narcos acribillaban la escuela a balazos. Tomó con su móvil esas imágenes caseras que ponen la piel de gallina: http://www.allmediany.com/details_news_article.php?news_id=26&news_artid=1191

Ahora parece que va en serio, la OMS dice que los móviles dan cáncer. Se ve que podemos llamar, pero sólo un poquito, rápido. Así lo haremos. O sino, que vuelvan a poner las cabinas telefónicas de antes, eso sí, con conexión al twitter para que podamos comunicarnos y seguir el hilo de lo que pasa en el mundo sin recibir radiaciones ni pillar una infección, limpiamente, sin tocar el auricular.